El Beso, pieza de netart
El Beso, pieza de netart El Beso, pieza de netart El Beso, pieza de netart El Beso, pieza de netart El Beso, pieza de netart El Beso, pieza de netart El Beso, pieza de netart El Beso, pieza de netart

El proyecto de Toxic Lesbian para Imagina Madrid tiene una doble vertiente, por una parte el proceso de creación comunitaria iniciado con vecinas, vecinos y mujeres trabajadoras en el barrio; por otra el de intervención social que va implícitamente unido a lo dialógico de la obra.

Ya está disponible el link que aloja la obra colaborativa: http://toxiclesbian.org/topete/El_Beso.html

El hecho artístico se formula con el diseño de esta pieza online que anota relatos íntimos sobre los afectos, encuentros amorosos, desamor, contramor y privacidad desde la perspectiva de género. La obra va en búsqueda del testimonio personal y directo que aborda en primera persona el hilo oculto de la descripción del relato amoroso, del amor como laboratorio de un nuevo orden social. Estos testimonios afloran las relaciones personales, los nexos y estimas del otro, la memoria afectiva, los encuentros, poniendo en primer plano la relevancia de todo lo que simbólicamente es lo relacional en la comunidad. Las claves de construcción de los relatos no muestran identidades específicas, sino que desvelan la interioridad del tejido social, para la experiencia del hecho artístico.

De este modo, la obra de netart se propone como una experiencia unipersonal estética que funciona icónicamente suscitando el epicentro en la calle Topete. Supone la concreción del proyecto comunicacional y de mediación del que se nutre la pieza.

Específicamente, se propone el itinerario virtual de la Calle Topete de Madrid. Al entrar en la obra y con el mismo funcionamiento y posibilidades que el peatón virtual ejerce en esta tradicional aplicación de Google, se controlan sus movimientos avanzando, girando a la izquierda o la derecha o contemplando la vista hacia arriba.

La experiencia del recorrido sólo nos permite recorrer y volver por la misma calle. A medida que avanzamos se escuchan sucesivamente las voces grabadas previamente de las vecinas que han colaborado, en intervalos cortos, objeto principal del proyecto. Al clicar sobre las imágenes de las mujeres ubicadas en puertas, ventanas y balcones, estas se acercan al internauta y nos ofrecen su relato. Simbólicamente apreciamos la calle a través de esta imagen. La pieza, que persigue la resignificación simbólica de la calle Topete como objetivo, plantea la incorporación de unos 60-70 relatos de mujeres. Para ello el equipo de mediación del proyecto ha promovido durante meses la participación, contactando a un número cuatro veces mayor de mujeres colaboradoras. Por ello, uno de los mayores esfuerzos del proyecto para conseguir la elaboración de la obra en unos niveles icónicamente significativos ha sido el de la mediación que se ha llevado a cabo.

<< VOLVER A ENTRADAS