Fotos de 'Los Descensos'
Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos' Fotos de 'Los Descensos'

Desde el pasado 17 de noviembre, quienes se acerquen a la plaza de La Vaguada tendrán la oportunidad de experimentar una nueva forma de relacionarse con el lugar y su historia natural gracias a la propuesta que nos hacen Nerea Calvillo y Marina Fernández con la intervención artística titulada “Los Descensos”. La obra, expresamente concebida por el equipo de C+Arquitectas para la plaza, funciona como un complejo de instalaciones que responde al deseo del vecindario por devolver la vida al antiguo estanque de La Vaguada.

Esta intervención se enmarca dentro de “Acciones  Extra ← Ordinarias”, uno de los proyectos de arte público ganadores de la primera edición de Imagina Madrid. Imagina Madrid es un programa de Intermediae, impulsado por el Área de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, que apuesta por el potencial de la creación en común entre ciudadanía y tejido artístico para transformar el espacio público. Gracias a esta colaboración, Acciones  Extra ← Ordinarias lleva desde el pasado mes de mayo generando multitud de actuaciones de intervención urbana y de activación cultural en la plaza.

En esta ocasión, Los Descensos invita al participante a reflexionar sobre sobre este valioso recurso natural que es el agua a través de diversas narrativas presentes en la instalación. Cada una de ellas está relacionada con un descenso que hace visible vínculos antiguos y actuales de la plaza con el agua:

-El primero de estos descensos del agua hace referencia a los cuatro principales embalses de la sierra madrileña que abastecen el barrio del Pilar: El Villar, El Atazar, El Vado y Pedrezuela. Cuando la tarde caiga sobre el estanque, unas guirnaldas de colores se encenderán o apagarán en función del nivel de agua registrado en dichos embalses. Estos datos, facilitados en tiempo real por el Canal Isabel II, determinarán que las luces se desactiven si el nivel de los pantanos desciende, como una alarma silenciosa.

-El segundo descenso representado es el viaje de bajada del río Jarama desde el embalse del Vado hasta Madrid. Cuando el río lleve caudal suficiente unos nebulizadores se activarán distribuyendo vapor de agua por todo el ambiente, con el objetivo de hacer más agradable la plaza en verano y promoverla como un lugar de juego, lo que siempre formó parte del uso tradicional de los ríos. Como en el caso anterior, la densidad de la nube de vapor traduce en tiempo real el caudal del río, apagándose en caso de riesgo de sequía. Los datos sobre el caudal de agua del río Jarama se extraen de la web de la Confederación Hidrográfica del Tajo SAIH.

-La tercera intervención la constituye una rampa que cumple también funciones de grada y escalera, y facilita el descenso al interior del estanque a todos aquellos vecinos y vecinas que se veían obligados a disfrutarlo solo desde la distancia. La rampa se sitúa en una ubicación próxima a los Viajes del agua, la red histórica de suministro de agua creada en el S. XVII. Para construirla se han reutilizado maderas provenientes de infraestructuras ciudadanas de varias plazas de Madrid. Además, en su decoración han participado los miembros del Enredadero. Los patrones decorativos se inspiran en las escamas de los peces que habitan los ríos que abastecen al Barrio del Pilar y cuyos hábitats suelen estar contaminados por la acción humana.

-Por último, las creadoras han querido dejar también constancia del descenso del agua a través de las grietas que terminó por vaciar el estanque de La Vaguada resaltándolas con esmaltes brillantes. La pérdida es convertida así en un motivo para la reinvención del estanque a través del arte.

La intervención Los Descensos ha sido diseñada por C+ Arquitectas (Nerea Calvillo, Marina Fernández) con el apoyo de Vendedores de Humo y Leonor Martín. Han colaborado en su construcción Carpinteros sin Fronteras, Creática ONG, An Wei Lu Li, Brumizone, Pinturas Tek-Lacke, Sergio Galán, así como vecinas y vecinos del barrio, con especial mención a El Enredadero, a Dimas García, y al Grupo de Historia Urbana. También han prestado su ayuda Asesoría Estructuras QL Ingeniería, IAS Research Impact Development Awards de la Universidad de Warwick (Reino Unido), Impact Grant ESRC IAA de la Universidad de Warwick y el Economic & Social Research Council (Reino Unido).

La instalación se activa al caer el sol, ¡no te la pierdas!

Fotografías de Estudio Perplejo - Lukasz Michalak Photograph

<< VOLVER A ENTRADAS