Fotos taller de ilustración con niños y niñas
Fotos taller de ilustración con niños y niñas Fotos taller de ilustración con niños y niñas Fotos taller de ilustración con niños y niñas

Hoy he visto un ratón cruzando mi calle. Seguro que hay miles o millones de ratones en esta ciudad de gatos que es Madrid, pero nunca había visto uno. Para verlos hay que saber mirar. Nos enseñan a mirar el futuro que nos aguarda, o los grandes
hombres y hechos del pasado, pero no nos enseñan a mirar los seres insignificantes que nos rodean. No nos enseñan a mirar las aceras, los alcorques que circundan a los árboles que se plantan en los paseos, los bancos donde se sienta la gente sin hogar, la tierra que pisamos o los balcones de la calle donde vivimos.

En nuestro proyecto Paraíso (in)habitado hemos querido enseñar a mirar de otra manera a los niños y niñas que han pasado por el Solar de Ana María Matute. Hemos hecho unos talleres de ilustración con el alumnado de los centros escolares en torno al Solar y les hemos propuesto que miren un Solar calificado de “baldío” con otros ojos, los ojos con los que se ve lo insignificante.
Para ello primero hay que pararse, porque lo pequeño requiere su tiempo, y luego acercarse, porque lo insignificante solo se ve si te acercas a mirar. La prisa y la distancia vuelve invisible lo pequeño. Nos hemos parado y acercado con la gente pequeña del barrio y hemos mirado lo que se supone que está inhabitado, y hemos encontrado un montón de seres que lo pueblan: ácaros que, si miras con ojo microscópico, parecen monstruos antediluvianos, insectos que se arrastran y otros que corren con mil patas, pájaros que se posan en los postes de la luz, roedores que dejan el rastro de sus correrías nocturnas. Hemos visto que este Solar inhabitado no lo está tanto y que, antes de que lo habiten las voces de los vecinos, también tenía su
insignificante rumor, su latido, su aliento, como todas las cosas que están vivas.

Primero miramos y después imaginamos y pintamos todos estos descubrimientos para que no se nos olvide cuando regresemos al colegio y luego a casa. Quizá algún día, alguno de estos niños y niñas vea un ratón cruzando su calle y recuerde que esta ciudad de gatos está también habitada por ratones, solo que hay que saber mirar.

Vídeo 2 taller de ilustración

Vídeo 1 taller de ilustración

<< VOLVER A ENTRADAS